En 1919 José Gracián Gasca firmaba un manuscrito con sus notas para la historia de Saviñán

Francisco Tobajas Gallego

En septiembre de 1919 José Gracián Gasca terminaba de redactar sus Notas para la Historia de Saviñán, un manuscrito que se guarda en la casa familiar de los Gracián de Saviñán. Se mantuvo inédito hasta que fue publicado en varios números del periódico local Cauce y Caudal (1974-1978), que era un Boletín del Centro JYMU, al que estaba suscrito mi abuelo, Félix Gallego Bureta. Allí las leí con interés y desde entonces las guardo como libro de referencia.

En el año 2013, al cumplirse el 20º aniversario de la fundación de la Asociación Cultural y el 150º aniversario del nacimiento de José Gracián y como homenaje a su trabajo, estas Notas, convenientemente anotadas, se publicaron en el blog de la Asociación Cultural de Saviñán. José Gracián Gasca no señaló en ellas la bibliografía consultada, ni los documentos revisados, por lo que resultó laborioso dar con las fuentes utilizadas. Para la primera parte de sus Notas, dedicada a la Comunidad de Calatayud, José Gracián revisó Los Anales de Aragón, 1562-1580, de Jerónimo Zurita, los Estatutos y Ordinaciones de la Ciudad de Zaragoza, 1593, con reediciones en 1801 y 1821, el Tratado del Patronado, Antigüedad, Gobierno, y Varones Ilustres de la Ciudad y Comunidad de Calatayud, y su Arcedianado, 1598, de Miguel Martínez del Villar, y la Historia de la siempre augusta y fidelísima ciudad de Calatayud, 1880-1881, de Vicente de la Fuente. Quizá consultara también las Ordenanzas de la Junta de Gobierno y Pueblos de la Comunidad de Calatayud, 1824, la Colección de Fueros Municipales y Cartas-Pueblas, 1847, de Tomás Muñoz y Romero, y el discurso de ingreso en la Real Academia de la Historia, 1861, de Vicente de la Fuente, dedicado a las Comunidades de Aldeas de Calatayud, Daroca y Teruel.

La segunda parte de las Notas está dedicada a las iglesias y ermitas de Saviñán, ocupando la parte más extensa la dedicada a la parroquia de San Pedro. La iglesia de San Miguel, que ocupó el sitio de la vieja mezquita, fue donada al pueblo por el Obispado de Tarazona en 1987. José Gracián también nos ofrece algunos datos de las ermitas de Santa María, San Roque y San Blas.

La tercera parte la dedica a la expulsión de los moriscos y la cuarta y última a la disposición urbana del pueblo de Saviñán, propiedad de las tierras y su cultivo, y a las costumbres y moralidad del lugar.

José Gracián Gasca había nacido en Saviñán el 27 de noviembre de 1863, víspera de san Gregorio III Papa, recibiendo las aguas del bautismo al día siguiente, siendo madrina Francisca Carrascón, su abuela de Aniñón. Mosén Vicente Bono le impuso los nombres de José Gregorio. Sus padres se llamaban Pedro Antonio Gracián Carrascón (1818-1887) y Juana Gasca Melús (1835-1868), de Paracuellos de la Ribera. Sus abuelos paternos eran Pedro Gracián García (1771-1840) y Francisca Carrascón Abad (h1782-1864). Y maternos José Gasca Alexandre, de Paracuellos de la Ribera, y Juana Melús Gracián, de Viver de la Sierra.

José Gracián estudiaría primeras letras en Saviñán, para pasar más tarde al Colegio del Salvador de Zaragoza, que estaba a cargo de los padres jesuitas. En la Universidad Central de Madrid estudiaría Derecho y Filosofía y Letras, esta última junto a Jacinto Benavente, que aparece en la orla de la promoción. En el curso 1882-1883 comenzaba a estudiar en ambas Facultades. Acabó solamente Derecho con buenas notas en el curso 1886-87, obteniendo el título de licenciado el 11 de mayo de 1888.

El 12 de noviembre de 1885 había ingresado en la Real Academia Matritense de Jurisprudencia y Legislación, siendo declarado correspondiente en Saviñán el 13 de noviembre de 1887, en donde se hará cargo de la hacienda familiar, por fallecimiento de su padre.

José Gracián fue alcalde de Saviñán en 1891. En 1894 era prior de la Cofradía de San Roque y en 1907 concejal, aunque dimitió de su cargo a causa de un litigio con el Ayuntamiento, por la plantación de unas acacias cerca de su huerta de la Señoría. Fue el principal responsable de la llegada de la luz eléctrica a Saviñán, cuya Central Eléctrica se inauguró el 14 de enero de 1896. Según el Boletín Eclesiástico del 15 de enero de 1907, José Gracián formaba parte de la Junta de Acción Católica de Saviñán. También se preocupó de la replantación con vides americanas de los viejos viñedos, que había destruido la filoxera a comienzos del siglo XX, y del cultivo de la remolacha.

Gustó de la tertulia, donde lo recordaba Carlos Gasca Ibarra (1904-1984) hacia los años veinte, con Javier Bordui y Prat, Miguel Lafuente Soriano (1877-1941) e Iñigo Gracián Marco (1889-1967), discutiendo la forma Sabiñán o Saviñán. José Gracián no se decidía por ninguna de las dos formas. También se interesó por la lectura y por la historia local, investigando en el Archivo Parroquial, en su Archivo familiar y en el Archivo de los condes de Argillo. Con todo este material redactó unas interesantes Notas para la historia de Saviñán, que firmó en 1919.

José Gracián falleció el 23 de abril de 1922, siendo enterrado en el cementerio de Paracuellos de la Ribera. De su matrimonio con Josefa Gasca Torrijo no tuvo hijos.

Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a En 1919 José Gracián Gasca firmaba un manuscrito con sus notas para la historia de Saviñán

Los comentarios están cerrados.