Bílbilis desde la tardoantigüedad hasta el medievo

                El Centro de Estudios Bilbilitanos y el Ayuntamiento de Calatayud presentarán el jueves, 21 de marzo, a las 20 horas, en la sala multiusos del ayuntamiento de Calatayud, el libro Bílbilis desde la tardoantigüedad hasta el medievo, de J. Carlos Sáenz Preciado y Manuel Martín-Bueno, con la colaboración de Enrike García Francés, Herbert González Zymla y Diego Prieto López.

                En este libro se da a conocer una de las etapas más desconocidas de Bílbilis, como es su ocupación desde el siglo III hasta la Edad Media, cuando tras la conquista de Calatayud en 1120 por Alfonso I el Batallador, se desarrolló entre sus ruinas un pequeño poblado que perduró hasta el siglo XIV.

                A lo largo del libro se expone la ocupación visigoda, islámica y cristiana del solar bilbilitano, así como de su entorno más inmediato, destacando el estudio antropológico de la necrópolis ubicada en el foro de la ciudad, vinculada a la iglesia de Santa Bárbara, construida en su criptopórtico.

Publicado en Noticias, Publicaciones | Etiquetado , | Comentarios desactivados en Bílbilis desde la tardoantigüedad hasta el medievo

En 1919 José Gracián Gasca firmaba un manuscrito con sus notas para la historia de Saviñán

Francisco Tobajas Gallego

En septiembre de 1919 José Gracián Gasca terminaba de redactar sus Notas para la Historia de Saviñán, un manuscrito que se guarda en la casa familiar de los Gracián de Saviñán. Se mantuvo inédito hasta que fue publicado en varios números del periódico local Cauce y Caudal (1974-1978), que era un Boletín del Centro JYMU, al que estaba suscrito mi abuelo, Félix Gallego Bureta. Allí las leí con interés y desde entonces las guardo como libro de referencia.

En el año 2013, al cumplirse el 20º aniversario de la fundación de la Asociación Cultural y el 150º aniversario del nacimiento de José Gracián y como homenaje a su trabajo, estas Notas, convenientemente anotadas, se publicaron en el blog de la Asociación Cultural de Saviñán. José Gracián Gasca no señaló en ellas la bibliografía consultada, ni los documentos revisados, por lo que resultó laborioso dar con las fuentes utilizadas. Para la primera parte de sus Notas, dedicada a la Comunidad de Calatayud, José Gracián revisó Los Anales de Aragón, 1562-1580, de Jerónimo Zurita, los Estatutos y Ordinaciones de la Ciudad de Zaragoza, 1593, con reediciones en 1801 y 1821, el Tratado del Patronado, Antigüedad, Gobierno, y Varones Ilustres de la Ciudad y Comunidad de Calatayud, y su Arcedianado, 1598, de Miguel Martínez del Villar, y la Historia de la siempre augusta y fidelísima ciudad de Calatayud, 1880-1881, de Vicente de la Fuente. Quizá consultara también las Ordenanzas de la Junta de Gobierno y Pueblos de la Comunidad de Calatayud, 1824, la Colección de Fueros Municipales y Cartas-Pueblas, 1847, de Tomás Muñoz y Romero, y el discurso de ingreso en la Real Academia de la Historia, 1861, de Vicente de la Fuente, dedicado a las Comunidades de Aldeas de Calatayud, Daroca y Teruel.

La segunda parte de las Notas está dedicada a las iglesias y ermitas de Saviñán, ocupando la parte más extensa la dedicada a la parroquia de San Pedro. La iglesia de San Miguel, que ocupó el sitio de la vieja mezquita, fue donada al pueblo por el Obispado de Tarazona en 1987. José Gracián también nos ofrece algunos datos de las ermitas de Santa María, San Roque y San Blas.

La tercera parte la dedica a la expulsión de los moriscos y la cuarta y última a la disposición urbana del pueblo de Saviñán, propiedad de las tierras y su cultivo, y a las costumbres y moralidad del lugar.

José Gracián Gasca había nacido en Saviñán el 27 de noviembre de 1863, víspera de san Gregorio III Papa, recibiendo las aguas del bautismo al día siguiente, siendo madrina Francisca Carrascón, su abuela de Aniñón. Mosén Vicente Bono le impuso los nombres de José Gregorio. Sus padres se llamaban Pedro Antonio Gracián Carrascón (1818-1887) y Juana Gasca Melús (1835-1868), de Paracuellos de la Ribera. Sus abuelos paternos eran Pedro Gracián García (1771-1840) y Francisca Carrascón Abad (h1782-1864). Y maternos José Gasca Alexandre, de Paracuellos de la Ribera, y Juana Melús Gracián, de Viver de la Sierra.

José Gracián estudiaría primeras letras en Saviñán, para pasar más tarde al Colegio del Salvador de Zaragoza, que estaba a cargo de los padres jesuitas. En la Universidad Central de Madrid estudiaría Derecho y Filosofía y Letras, esta última junto a Jacinto Benavente, que aparece en la orla de la promoción. En el curso 1882-1883 comenzaba a estudiar en ambas Facultades. Acabó solamente Derecho con buenas notas en el curso 1886-87, obteniendo el título de licenciado el 11 de mayo de 1888.

El 12 de noviembre de 1885 había ingresado en la Real Academia Matritense de Jurisprudencia y Legislación, siendo declarado correspondiente en Saviñán el 13 de noviembre de 1887, en donde se hará cargo de la hacienda familiar, por fallecimiento de su padre.

José Gracián fue alcalde de Saviñán en 1891. En 1894 era prior de la Cofradía de San Roque y en 1907 concejal, aunque dimitió de su cargo a causa de un litigio con el Ayuntamiento, por la plantación de unas acacias cerca de su huerta de la Señoría. Fue el principal responsable de la llegada de la luz eléctrica a Saviñán, cuya Central Eléctrica se inauguró el 14 de enero de 1896. Según el Boletín Eclesiástico del 15 de enero de 1907, José Gracián formaba parte de la Junta de Acción Católica de Saviñán. También se preocupó de la replantación con vides americanas de los viejos viñedos, que había destruido la filoxera a comienzos del siglo XX, y del cultivo de la remolacha.

Gustó de la tertulia, donde lo recordaba Carlos Gasca Ibarra (1904-1984) hacia los años veinte, con Javier Bordui y Prat, Miguel Lafuente Soriano (1877-1941) e Iñigo Gracián Marco (1889-1967), discutiendo la forma Sabiñán o Saviñán. José Gracián no se decidía por ninguna de las dos formas. También se interesó por la lectura y por la historia local, investigando en el Archivo Parroquial, en su Archivo familiar y en el Archivo de los condes de Argillo. Con todo este material redactó unas interesantes Notas para la historia de Saviñán, que firmó en 1919.

José Gracián falleció el 23 de abril de 1922, siendo enterrado en el cementerio de Paracuellos de la Ribera. De su matrimonio con Josefa Gasca Torrijo no tuvo hijos.

Publicado en Noticias | Etiquetado | 1 comentario

Los molinos de pólvora de Villafeliche. Historia, legado y reivindicación de un patrimonio.

Francisco Tobajas Gallego

El 23 de enero de 2019, en el Salón Multiusos del Ayuntamiento de Calatayud, tuvo lugar la presentación de un libro dedicado a los molinos de pólvora de Villafeliche, cuyos autores son Manuel Casado López y Luis Varga Aldana, editado por el Centro de Estudios Bilbilitanos, en colaboración con el Ayuntamiento de Villafeliche. Los autores estuvieron acompañados por el alcalde de Villafeliche y el presidente del Centro de Estudios, quienes señalaron que se trataba de un libro necesario, con minuciosa investigación y bibliografía muy definitiva.

Parece evidente que la producción de la pólvora en Villafeliche sea de procedencia morisca, aunque el máximo auge se produjo entre 1747 y 1831, al estar integrada en las Reales Fábricas de Pólvoras del Estado. En 1764 se contabilizaban ciento sesenta y cinco molinos y en 1788, unos doscientos, que se situaban en hilera en un valle abrigado, junto a la acequia Molinar, ocupando unos 800 metros. Los molinos eran rectangulares, de unos seis metros cuadrados, levantados de mampostería y tejado a un agua. Alrededor de ellos se ubicaban almacenes, oficinas, puesto de guardia y edificios para la preparación de la pólvora negra, que estaba compuesta de una mezcla de salitre, azufre y carbón.

La Real Fábrica de Villafeliche compartió el abastecimiento de pólvora con otras Reales Fábricas asentadas en Granada, Murcia, Manresa y posteriormente en Pamplona y Ruidera. La de Villafeliche se diferenciaba del resto porque era de titularidad mixta. Los molinos eran de propiedad particular, la acequia era comunal y sobre la Corona recaía la gestión de la producción, el abastecimiento de materias primas y la concesión de licencias. Este modelo fue exportado a América y Filipinas, por su alta rentabilidad y bajo coste. En torno a la fabricación de la pólvora se desarrollaron otros oficios, como los alfareros, de gran tradición en Villafeliche, tejedores de lienzos, cereros, salitreros, carboneros y trajineros.

En 1830 una Orden de Fernando VII supuso el desmantelamiento de la maquinaria de estos molinos, comenzando su decadencia. Para la vía del ferrocarril se debieron expropiar cincuenta molinos. El último cerró en 1964.

Los molinos de pólvora de Villafeliche son Bien de Interés Cultural, en la categoría de Conjunto de Interés Cultural y Lugar de Interés Etnográfico, por Decreto de 13 de marzo de 2007, que fue publicado en el Boletín Oficial de Aragón el 23 de marzo siguiente.

Publicado en Noticias, Publicaciones | Etiquetado , | Comentarios desactivados en Los molinos de pólvora de Villafeliche. Historia, legado y reivindicación de un patrimonio.

Presentación del libro los molinos de pólvora de Villafeliche

LOS MOLINOS DE PÓLVORA DE VILLAFELICHE

HISTORIA, LEGADO Y REIVINDICACIÓN DE UN PATRIMONIO

de Manuel Casado López y Luis Varga Aldana

             Día: miércoles, 23 de enero, a las 20 horas.

Lugar: Salón multiusos del Ayuntamiento de Calatayud, en la plaza Costa.

Villafeliche ha fabricado pólvora durante siglos en sus molinos, situados junto a la acequia Molinar, en un estrechamiento del Jiloca entre montañas. El agua era la única fuerza motriz que impulsaba unos sencillos ingenios capaces de elaborar pólvora, el alma negra de las armas de fuego, que se distribuía por todos los rincones de la geografía española. Si la pólvora de Villafeliche era un referente de calidad, su modelo productivo viajó hasta las colonias españolas en América y Filipinas.

La historia de estos molinos es apasionante. Durante siglos permanecieron activos, a pesar de diferentes avatares, como la expulsión de los moriscos de la localidad, las guerras o los cambios experimentados en los procesos de fabricación de explosivos. Su arraigo era tan fuerte que ninguna circunstancia desfavorable, y hubo muchas, pudo acabar con su continuidad hasta fechas recientes.

El Centro de Estudios Bilbilitanos publica con agrado este libro, dentro de su línea de investigación, defensa y difusión del patrimonio comarcal. El Ayuntamiento de Villafeliche viene trabajando incansablemente para que su tesoro, los molinos de pólvora, no caigan en el olvido. Si este libro sirve para ayudar a conservar dignamente todos los restos posibles del complejo polvorero en su entorno y para que se adopten las medidas necesarias para la creación de un centro de interpretación, nos daremos por satisfechos.

Publicado en Publicaciones | Etiquetado , | Comentarios desactivados en Presentación del libro los molinos de pólvora de Villafeliche

Revista el Evangelio 1903

Recientemente visitó el Centro de Estudios Bilbilitanos Mª Carmen Pérez Martínez, que donó un ejemplar de la revista El Evangelio, un suplemento de abril de 1903, sobre Calatayud, Alhama de Aragón y Ateca. Entre otros interesantes temas, la revista recoge los derrumbamientos del cerro del Reloj Tonto, como se le denominaba entonces.

Hemos incorporado la revista a la hemeroteca histórica del CEB y está a disposición de todos aquellos que deseen consultarla.

Publicado en Noticias | Etiquetado | Comentarios desactivados en Revista el Evangelio 1903