EL FINAL DE LAS COMUNIDADES HISTÓRICAS ARAGONESAS

PRESENTACIÓN DEL LIBRO

EL FINAL DE LAS COMUNIDADES HISTÓRICAS ARAGONESAS

Francisco Tobajas Gallego

El 4 de octubre de 2018 tuvo lugar la presentación del libro de Pascual Diarte, titulado El final de las Comunidades históricas aragonesas, en la que participaron la Comarca Comunidad de Calatayud y el Centro de Estudios Bilbilitanos. El acto se llevó a cabo en el Salón de Actos de la Comarca Comunidad de Calatayud, el mismo edifico que ocupó la histórica Comunidad de Calatayud hasta su desaparición en 1850. Acompañaron al autor el presidente de la Comarca de Calatayud, Ramón Duce, y el presidente del CEB, José Ángel Urzay, que consideró este libro como necesario e imprescindible.

Pascual Diarte señaló que tanto su tesis doctoral como su primer libro estaban dedicados a la Comunidad de Daroca. A raíz del hallazgo de un expediente de las Juntas de las Comunidades de Calatayud y Daroca en el archivo de la Diputación Provincial y de una valiosa documentación, que recogía la última etapa de la Comunidad de Calatayud, desde 1836 a 1850, que había encontrado en el Archivo Municipal de Calatayud en julio de 2011, el autor se animó a completar sus otros trabajos, prestando especial interés en la Comunidad de Calatayud.

El autor confesó que al escribir este libro, un ensayo histórico con tratamiento didáctico, había tenido presente a todos los posibles lectores. La base principal de este libro es la evolución del proceso de liquidación económica e institucional de la Comunidad de Calatayud. El autor señaló que las Comunidades históricas aragonesas, unas instituciones peculiares y poco conocidas, habían nacido como reacción a la dependencia de la ciudad que las gobernaba. Las Comunidades gozaron de autogobierno, autofinanciación, de símbolos corporativos, escudos y de jurisdicción propia, que recogían en ordinaciones u ordenanzas. Las Comunidades ocuparon territorios de frontera, inicialmente con los musulmanes y luego con Castilla. A la Comunidad de Calatayud pertenecían cincuenta pueblos o lugares, que estaban divididos en seis sesmas o ríos. También era dueña de las Señorías de Terrer y de Saviñán, que eran el principal sustento de la Comunidad.

Ya en el siglo XIX los liberales pidieron la desaparición de estas históricas comunidades, porque las consideraban vasalláticas. Desconocían su labor y no entendían su mantenimiento en aquella época de libertades. Ya entonces la Comunidades aragonesas se encontraban muy endeudadas, debido principalmente a las exigencias pecuniarias de la corona, cada vez mayores. Las Comunidades pagaban estos tributos con sus rentas propias y con repartos entre los pueblos que las componían. Con el tiempo los gastos fueron en aumento, frente a unas rentas propias muy menguadas.

El día 7 de julio de 1850 tendría lugar la última reunión de la Junta Liquidadora de la Comunidad de Calatayud, en la que fueron llamados todos los acreedores censalistas, para elegir a cinco miembros que debían repartir los últimos bienes que quedaban. La Comunidad de Calatayud desapareció en 1850, siendo adjudicada a su mayor acreedor, el conde de Argillo.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
Publicado en Noticias | Etiquetado , | Deja un comentario

El final de las comunidades históricas aragonesas

El Centro de Estudios Bilbilitanos y la comarca Comunidad de Calatayud colaboran en la presentación del libro El final de las comunidades históricas aragonesas, de Pascual Diarte. Es un libro especialmente interesante para comprender la historia de la antigua Comunidad de Aldeas de Calatayud y cómo desapareció en el siglo XIX.

El acto de presentación tendrá lugar en la sede de la Comunidad de Calatayud , el jueves, 4 de octubre a las 19:30 horas.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
Publicado en Noticias | Deja un comentario

Exposición Hospital de San Juan de los Labradores

EXPOSICIÓN SOBRE EL HOSPITAL DE SAN JUAN DE LOS LABRADORES DE CALATAYUD

Francisco Tobajas Gallego

El pasado 21 de septiembre de 2018 tuvo lugar en el Aula Cultural de San Benito, la inauguración de la exposición sobre el Hospital de San Juan de Labradores de Calatayud, bajo el lema: Un Hospital con siglos de historia en Calatayud. La conferencia inaugural corrió a cargo de Jesús Gil, consejero del CEB y comisario de esta exposición, que fue desgranando los datos más sobresalientes y representativos de la larga andadura de este hospital medieval y familiar.

Actualmente la Cofradía y el Hospital familiar de San Juan de Labradores de Calatayud se han convertido en una Fundación, con casi cuatro centenares de hermanos y hermanas, en la que se mantienen cuatro apellidos familiares del casi centenar que lo componían en tiempos pasados: Torcal, Herrer, Moros y Pellejero.

Se desconoce el año de la fundación de este Hospital, aunque el documento más antiguo data de 1408. Funcionó como hospital hasta 1962 y hasta 1979 estuvo prestando algunos servicios extra hospitalarios. Hasta mediados del siglo XX, en el llamado salón de sesiones del edificio,funcionó una escuela para niños.

La exposición se compone de ocho paneles, donde se cuentan los orígenes de esta institución tan singular, las familias que lo componían, el edificio antiguo, el funcionamiento del hospital, su administración, la Sala Capitular, la capellanía y su situación en la actualidad. Un código QR da acceso a la página del CEB, donde se reproduce el contenido de estos paneles. En la exposición se muestran también las reproducciones de los ocho cuadros sobre la vida de San Juan, que custodia la Fundación, y algunos objetos pertenecientes al Hospital. También se ha recreado el oratorio. Una antiquísima institución que se ha abierto, con esta exposición, a la sociedad bilbilitana.

 

 

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
Publicado en Noticias | Etiquetado , | Deja un comentario

Exposición sobre el Hospital de San Juan de los Labradores

El 21 de septiembre, a las 19:30 horas se inaugura la exposición que lleva por título “San Juan de los Labradores, un Hospital con siglos de Historia en Calatayud” con una conferencia a cargo del consejero del CEB Jesís Gil Alejandre.

La exposición, que permanecerá abierta hasta el 11 de octubre, muestra ocho paneles informativos y otras tantas reproducciones de cuadros que, sobre la vida de San Juan Bautista, posee la institución. Además se muestran algunos objetos pertenecientes al Hospital y se recrea el oratorio que hay en el interior del edificio.

Esta exposición se realiza mediante la colaboración de la fundación Hospital de San Juan de los Labradores, el Ayuntamiento de Calatayud y el Centro de Estudios Bilbilitanos y ha contado con la aportación fotográfica de la Asociación Torre Albarrana.

Mediante el código QR que aparece al pie de cada uno de los carteles puede seguirse la exposición virtualmente para facilitar la lectura de los carteles informativos desde casa.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
Publicado en Noticias | Deja un comentario

125º ANIVERSARIO DE BALDOMERO MEDIANO

Francisco Tobajas Gallego

Corría el año 1989 cuando llegó a mis oídos que en la ermita de San Roque de Paracuellos, anexa al cementerio, se encontraba enterrado un poeta de la Generación del 27. Nada se sabía de él, aunque un maestro de la escuela de Paracuellos, según me contaron, había intentado recuperar su memoria con poco éxito.

Visité la ermita el día 1 de noviembre de aquel año y nada más traspasar la puerta de entrada, me encontré con una lápida de mármol negro agrietado, con una inscripción que decía: «Aquí yace Baldomero Mediano y Ruiz de Torremilano, poeta laureado y escritor insigne. Fue uno de los más preclaros iniciadores del renacimiento literario en Aragón. Falleció en Paracuellos de la Ribera el 22 de julio de 1893, a los 45 años». Se trataba pues de un escritor, para mí desconocido, perteneciente al periodo de la Restauración Borbónica.

Nada más llegar a casa busqué su nombre en la Enciclopedia Aragonesa y en la Enciclopedia Temática de Aragón, donde lo hallé como uno de los fundadores de la primera Revista de Aragón (1878-1880). En el Archivo Parroquial de Paracuellos encontré sus partidas de bautismo y defunción. Había nacido el 10 de septiembre de 1847, siendo hijo del médico cirujano del pueblo. La familia paterna descendía de la parroquia de San Felipe de Zaragoza y la materna de la de San Gil, de Molina de Aragón. En ambas parroquias encontré a sus ascendientes.

En la Biblioteca de la Facultad de Filosofía y Letras hallé la primera época de la Revista de Aragón, que se editaba en la imprenta del Hospicio Provincial. Esta revista nació al mismo tiempo que lo había hecho el Círculo Literario del Casino Provincial (1878-1880) y desapareció cuando el Ateneo Científico Literario y Artístico de Zaragoza (1880-1896), con los mismos apellidos que la revista, comenzó a funcionar. En ella los conferenciantes publicaron sus discursos, sirviendo de albergue a los ateneístas hasta 1880 y de «órgano oficial» al Círculo, hasta la fundación del periódico La Derecha (1881-1901). Así lo cuenta José Carlos Mainer en una interesante introducción a la edición microfotográfica de la de Revista Aragón (1878-1880), Instituto de Estudios Turolenses, DPT, 1989. Otro libro imprescindible para conocer aquella época es El Ateneo de Zaragoza (1864-1908), de Francisca Soria Andreu, IFC, 1993.

Baldomero Mediano fue abogado, funcionario de la Diputación de Zaragoza y director de su Boletín Oficial. A finales de 1877, la Diputación proponía el nombramiento de un empleado que estuviera al frente del Boletín, para ocuparse de la parte administrativa y de la económica, proveyéndose por oposición. También estaría encargado de la impresión de la Biblioteca de Escritores Aragoneses, fijando su sueldo en 1.750 pesetas. El 18 de febrero de 1878 se proponía una terna formada por Baldomero Mediano, Clemente Herranz y Manuel Lascorz. De los 17 votos posibles, Mediano recibió 15 y 2 votos Herranz.

El domingo 6 de octubre de 1878 apareció el primer número de la Revista de Aragón, figurando como primer director Baldomero Mediano. Mediano escribió en ella amenas crónicas de actualidad, una novela de viajes exóticos, poemas patrióticos, traducciones de Víctor Hugo, Soulary y de La Divina Comedia, rimas de inequívoco sello becqueriano y otros trabajos referidos al ferrocarril de Canfranc y a la enseñanza de la Geografía y la Historia, a la vieja usanza de los opositores de la época. También firmó comentarios de libros y críticas de espectáculos con el seudónimo de Valerio.

Mediano fue premiado por un trabajo sobre los autos sacramentales de Calderón, en un Certamen celebrado en el paraninfo de la Universidad de Zaragoza en 1881, conmemorando el II Centenario de la muerte del poeta. También fue hombre de Ateneo, ocupando la vicepresidencia de la Sección de Literatura y Artes en los cursos, 1883-84, 1884-85 y 1885-86,  participando en algunos homenajes celebrados por esta sociedad.

Mediano puso prólogo al libro Poesías Líricas, 1881, de su amigo Valentín Marín y Carbonell, sobrino de Víctor Balaguer, a quien dedica este libro. En 1882 firmaba el excelente prólogo del Tomo IV de la Sección Histórico-Doctrinal de la Biblioteca de Autores Aragoneses, que correspondía a la Historia de las Guerras Civiles de España (de 1700 a 1708), de Agustín López de Mendoza y Pons, conde de Robres.

Mediano colaboró en el diario progresista madrileño La Iberia, en La Ilustración Aragonesa y en el Diario de Zaragoza, que editaba los domingos unas hojas literarias. También escribió numerosos y variados libros destinados a la enseñanza en colegios y escuelas.

El 27 de julio de 1893 se publicó en el Diario de Zaragoza una carta de Ángel Liñán, fechada el 24 de julio en Paracuellos, notificando el fallecimiento de Mediano el día anterior. Al día siguiente se publicaba una esquela en el mismo diario. Por ella sabemos que Mediano había ocupado el cargo de administrador de Hacienda de Visayas, Filipinas. Entre 1888 y 1890, Mediano había sido jefe de negociado y administrador de Hacienda Pública de Capiz. También fue por algún tiempo director del periódico filipino El Resumen, fundado en 1890 por Pascual H. Poblete, en sociedad con Baldomero de Hazañas.

Tras el I Centenario de su fallecimiento celebrado en 1993, coloqué una cerámica en la fachada del Ayuntamiento de Paracuellos para honrar su memoria en su pueblo, que lo había olvidado totalmente. El que quiera saber más de este hombre de cultura, puede buscar mi comunicación presentada al VI Encuentro de Estudios Bilbilitanos.

Baldomero Mediano formó parte de la llamada generación de la Restauración, junto a Cavia, Matheu, Marín y Carbonell, Herranz, Concepción Gimeno, Gimeno Vizarra, Martón, Peiró y Sancho y Gil, todos colaboradores de aquella primera Revista de Aragón. Baldomero Mediano me abrió entonces las puertas para conocer a otro gran personaje comarcano, muy poco conocido y considerado, Faustino Sancho y Gil, a quien he dedicado numerosos artículos y un libro editado por el CEB en 2013.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
Publicado en Noticias | Deja un comentario