Entrega del título de Hijo Adoptivo de Calatayud a d. Manuel Martín Bueno

José Verón, cronista oficial de Calatayud

Entrega del título de Hijo Adoptivo de Calatayud a d. Manuel Martín Bueno

La Ciudad de Calatayud concede sus máximas distinciones  de tres formas: Hijo Predilecto, para los nacidos en la ciudad;  la Medalla de Oro, principalmente –aunque no necesariamente- para entidades; y, por fín, el título de Hijo Adoptivo  para personas nacidas en otras localidades, aunque relacionadas estrechamente con nuestra ciudad.

Este último es el que ahora se concede a Don Manuel Martín Bueno. Sabido es que solo pueden ostentarlo simultáneamente cinco personas como máximo. Don Antonio Mingote, en 1995 y Don Mariano Dexeus, en 2005, han precedido al doctor Martín Bueno  en este galardón.

A los hijos de Calatayud nos corresponde un gentilicio, bilbilitanos, que alude directamente a la antigua Bílbilis. Como tales, debemos alegrarnos de recibir como Hijo Adoptivo a quien ha recuperado y difundido el yacimiento arqueológico de la antigua ciudad hispanorromana y ha conseguido que el Museo de Calatayud sea una referencia en su materia y un lugar para el disfrute intelectual, dos logros por los que los bilbilitanos nos sentimos orgullosos.

Exponer el historial de Manuel Martín Bueno con pocas palabras no es difícil: es imposible, toda vez  por que se trata de una persona de gran valor cultural, de ámplios horizontes intelectuales y humanos y de incansable actividad.

Manuel Martín Bueno es Catedrático de Arqueología, Epigrafía y  Numismática de la Universidad de Zaragoza. Es licenciado en Historía (1969) y su tesis doctoral (en 1972) obtuvo la calificación de sobresaliente cum-laude y Premio Institución Fernando el Católico.

En 1983 fue nombrado Subdirector General de Arqueología del Ministerio de Cultura. Director de las excavaciones arqueológuicas de Bílbilis desde el año 1971, yacimiento en el que se han formado varios cientos de estudiantes y que  ha logrado un elevado prestigio internacional, principalmente en lo que se  refiere a pintura mural romana. Ha dirigido numerosas excavaciones arqueológicas en España y en paises extrangeros; entre todos ellos, debemos recordar su participación en el Proyecto San Telmo, en la Antártida, las excavaciones de Baelo Claudis y la prospección arqueológica submarina del estrecho de Gibraltar, entre otras.

Ha desarrollado una importante labor como conferenciante en instituciones culturales y Universidades. También como ponente en numerosas reuniones científicas y congresos nacionales e internacionales. Recordemos que es ponente habitual en los ENCUENTROS DE ESTUDIOS que organiza el Centro de Estudios Bilbilitanos. Dirigió la revista  Papeles Bilbilitanos, de CEB, institución cultural de la que es Consejero y que le ha concedido su insignia de oro, con motivo del nombramiento de Hijo Adoptivo de Calatayud.

Es director fundador del Museo Municipal de Calatayud, consejero de la Institución Fernando el Católico y del Centro de Estudios Bilbilitanos, colaborador de diversas revistas especializadas, director de diversas tesis doctorales y programas de investigación. director del Grupo de Investigación de excelencia URBS.

Autor de centenares de artículos y monografías, entre los que debemos citar algunos de los libros dedicados a Bílbilis y su entorno:

-Bílbilis: estudio histórico-arqueológico (1975)

-Aragón arqueológico: sus rutasd (1977)

-La colección Numismática Domínguez en el Museo de Calatayud (1979)

-Bilbilis Augusta (año 2000)

Entre los numerosos galardones recibidos por Manuel Martín Bueno, hemos de destacar el Premio Aragón Investiga en el año 2005.

Este historial es un brevísimo resumen. Completo ocuparía un libro, o al menos, un opúsculo y no pequeño. Pero creo que nos ofrece una visión aproximada de la categoría del doctor Martín Bueno, a quién le gusta nombrarse como bilbilitano y, más concretamente , como huermedino de corazón. Recordemos que entre sus actividades ciudadanas se incluye la publicación semanal de un ámplio artículo de opinión en el periódico “La Comarca”. Hay otras colaboraciones con la ciudad, unas relacionadas con el Museo (conferencias, visitas, exposiciones) y otras de corte muy diverso.

Manuel Martín Bueno, Hijo Adoptivo de Calatayud, permíteme que termine mi intervención con unos versos de un gran bilbilitano: Marco Valerio Marcial. Si él estuviera aquí, a buen seguro te dedicaría una hermosa loa. Por ejemplo este fragmento  referido a Liciniano:

Verona ama los versos de su gran poeta                         (Catulo)

Mantua es feliz con Marón, Padua es conocida por Livio y por Estela

y no menos por Flaco;

el Nilo, que inunda las tierras tras las lluvias,

aplaude a Apolodoro;

la elocuente Córdoba habla de los Sénecas,

y Mérida, de mi amigo Deciano.

De ti, Liciniano, se gloriará nuestra Bilbilis,

y a mí, no me olvidará.

Así ha de ser, Manuel. Los bilbilitanos no te olvidaremos. Enhorabuena por este nombramiento y gracias por tu labor.

José Verón Gormaz

Cronista Oficial de Calatayud

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario